La muerte y las listas.

Rasgos recurrentes en la dramaturgia de Marcelo Marán

 

Autoras: Luz Garcia, Daniela Ferrari, Mary Boggio

 

Marcelo Marán: un legado familiar[1]

 

Marcelo Marán (Mar del Plata, 1956) proviene de una familia de artistas de teatro que se remonta a la actriz Orfilia Rico, quien fue su bisabuela. El dramaturgo Carlos Goycochea fue su tío abuelo quien conformaba un de los binomios autorales mas exitosos del teatro argentino de los años 30, incluso algunas de sus obras como «Noche de carnaval» o «La boina blanca» constituyeron algunas de sus lecturas de juventud. Una ventaja indiscutible para quien ya tenía un gusto por el teatro prácticamente ancestral. Carlos Goycochea estaba casado con María Esther Podestá, la más joven de la familia de los Podestá, los «ojos más lindos del teatro nacional». El mismo Marán cuenta que durante sus niñez y adolescencia pudo disfrutar de la propia boca de su padre y su tío abuelo muchísimas historias y anécdotas que, de alguna manera influyeron en su inclinación posterior por la escritura y muy especialmente por la escritura dramática.

En 1976 el golpe de estado lo encuentra ingresando en la Facultad de letras y en plena actividad literaria volcado a la poesía y a la narrativa. En esa misma época comienza a escribir teatro. Su primera obra ¨Braulio y los vientos¨ es presentada en un concurso organizado por la Federación de Trabajadores del Teatro y apenas finalizada la dictadura recibe una mención. Poco meses después es montada en «La manzana de las luces» en Capital Federal y trasmitida por Radio Splendid. Cuenta la historia de un hombre que tiene un bar en una playa y que su hija es secuestrada por los militares. Posteriormente las dos obras que escribe y que se representan bajo la dirección de Horacio Medrano son «Esponsales» un texto que trata de la relación entre un secuestrador y su víctima y «El país de la cebolla» una tragifarsa que da cuenta de un grupo de actores de radioteatro que buscan el Dorado como metáfora de la juventud que estaba saliendo de la noche oscura del Proceso.

Más tarde y en casi toda su obra resuena la presencia de ese pasado nefasto. Así es como va a formar parte del grupo fundacional de Teatro x la Identidad de Mar del Plata, dirige tres obras en ese ciclo y escribí una obra breve «Doc», sobre la participación de civiles en la represión. También será autor de los guiones de los audiovisuales «Postales» (sobre Centros Clandestinos de detención en Mar del Plata) y  “Metidos en algo” realizado por la Universidad Nacional de Mar del Plata sobre el Juicio de la verdad y la Noche de las corbatas.

Hasta aquí dos de los elementos fundantes de su labor teatral como dramaturgo y escritor: el legado familiar y el contexto socio político argentino.

Su vasta obra está compuesta por siguientes títulos: Esponsales, El país de la cebolla, Si tocás Calcuta, Los siete pecados que nunca cometió la Sra. De Masmónides o la incurable nostalgia, Cualquier verdura, Un tal Pablo, Pasado pisado, Entre Jujuy y Bompland, La guerra de los tic-tac, Mar de fondo, Tata-Dios, La salvación eterna, La histórica histérica historia del teatro, Pesic, El sacrificio, Sujeto w, La profunda naturaleza del animal, De los innumerables desencuentros de dos suicidas en una cornisa, La mezcladora, Línea de 3, Un tráiler al fin del mundo, entre otras.

Las mismas han sido estrenadas en el país y en el extranjero mereciendo varias distinciones: Concurso del Periódico La Provincia; Premio La Caleta 88 María Vaner. Premio mejor autor regional Comedia de la Provincia de Buenos Aires. Premio Estrella de Mar. Premio Teatro Cervantes en el Primer concurso nacional de teatro Semimontado. Premio otorgado por la Escuela de Arte Dramático Angelina Pagano. «2° Festival de Teatro de Humor» organizado por la Biblioteca Hueney de Zappala.

En cuanto a su formación como dramaturgo y escritor  se destaca su participación del Seminario de autores de teatro dirigido por Roberto Perinelli y Mauricio Kartun, en el Teatro de la Campana. Y es invitado por Osvaldo Dragún a participar de los talleres de la E.I.T.A.L.C. (Escuela internacional de teatro de América Latina y el Caribe) en la ciudad de Machurucutu, Cuba, Teatralidad y ritualidad en el teatro Latinoamericano con el maestro Carlos Cueva.(Alemania. La otra orilla.) y en la ciudad de Tlaxcala. México. Caminos del teatro Iberoamericano con el dramaturgo Sanchís Sinisterra.(España).

Representa a la Provincia de Buenos Aires en un taller de investigación sobre el texto ¨La Misión¨ de Heiner Muller con Dramaturgos del Mercosur a cargo de Stephan Shuske (Berlín. Como director de teatro dirigió entre otras las obras Sócrates de Eduardo Rovner; ¨Monólogos de dos continentes¨, de Winer, Susana Torres Molina, Susana Gutierrez y otros; Violetas son violetas de Beba Basso; La noche más oscura de Horacio Martinez; Como peldaños de cristal de Graciela Tarantino y varias obras de su autoría. Como guionistas se destaca la producción de los textos y dirección del Programa de TV El Bulevar del Ente de Cultura del Partido de Gral. Pueyrredón. Premio Santa Clara de Asís. Como así también del video «Postales», a pedido de las Abuelas de Plaza de Mayo y los Organismos por los Derechos Humanos. Crónica de la represión en Mar del Plata en los Centros clandestinos de detención. Y del guión del video Metidos en algo realizado por la Universidad Nacional de Mar del Plata sobre el Juicio de la verdad y la Noche de las corbatas.

Su obra ¨La profunda naturaleza del animal¨ es seleccionada para integrar una publicación editada por ¨El Galpón¨de Uruguay y se ha editado el libro Teatrox5 con sus obras. Recientemente el Instituto Nacional del Teatro y Argentores publicaron su obra Un tal Pablo.

Tambien es importante su actividad docente de la cátedra de Guión Audiovisual en las Escuelas de Cine Bristol y Fellini. Docente de las cátedras de Guión Radial en el Instituto ETER. Docente de cátedra de dramaturgia del Centro de Investigaciones Creación y Producción Artística; del Centro Cultural Carlos Carella; del Centro Cultural Séptimo Fuego. Fundador de la Film Comissión MDQ y de las Almacenes Culturales (proyecto de integración social a través de la actividad cultural) y Factorias de Video de la ciudad, proyecto este último que permitía a jóvenes en situación de riesgo el acceso a la producción audiovisual.

Es un participante activo de festivales provinciales y nacionales de teatro como jurado (Premio Vilches, Comedia de la Provincia de Buenos Aires, Premio Alfonsina, Presidente del Jurado del Estrella de Mar en varias oportunidades, Torneos Juveniles de la Pcia. De Buenos Aires, Bienal de Arte Joven, entre otros), tallerista y docente.

Un aspecto importante de su labor lo constituye su dedicación a tareas de gestión y política teatral. Recibió por su trayectoria los premios Lobo de mar y Alfonsina, premio este último de mayor relevancia en la actividad artística otorgado por la Municipalidad de Gral Pueyrredon. Durante los años 1998 y 1999 se desempeña como Director del Teatro Auditórium de Mar del Plata, dependiente de la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Buenos Aires. Miembro de la Asociación de Festivales, encargada de la organización del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata años 98 y 99. También se desempeñó como Director General de Cultura del Partido de General Pueyrredón en los años 1999 y 2000. Y como

Secretario de Cultura durante los años 2003/2007.- Ex Presidente de la Asociación de Trabajadores del Teatro de la Región Atlántica y de la Federación de Teatristas de Buenos Aires año 2002/2003.

Actualmente dirige el Complejo Cultural Radio City Roxy de Mar del Plata y se desempeña como Consejero del Consejo de teatro independiente de la Provincia de Buenos Aires.

En la última temporada teatral de la ciudad de Mar del Plata se ha presentado como director de la obra “Estrella Negra” de Adriana Genta con la cual obtuvo el premio Estrella de Mar 2014[2].

A pesar de tener una profusa actividad teatral que se extiende mas allá de la escena propiamente dicha, tanto como director (y en varias oportunidades como asesor dramatúrgico de grupos y / o compañías teatrales, por mencionar sólo el caso de Viviana Ruiz del Septimo Fuego) o como productor teatral, la actividad que mas parece gratificarlo es la de la escritura dramatica «es cierto que en estos últimos años la dirección de actores y la puesta en escena también se abrieron como un campo de experimentación que me da mucho placer transitar. La actuación me interesa y mucho como elemento fundamental de la creación escénica. El misterio de la representación, los sistemas de actuación, las vivencias del actor sobre el escenario, son temas sobre los que permanente reflexiono» (Maran, 2014).

Recurrencias: Marcelo Maran y la muerte

“La temática recurrente tiene que ver con situaciones o historias que se dan a través de personajes marginales, hombres o  mujeres dejados de lado, excluidos por distintas razones no sólo ecónomicas y que desde allí relatan su dificultad de formar parte de una realidad que le es ajena.  Así aparece la nostalgia de un pasado que verdadero o falso los contuvo y al cuál ya no se puede regresar.” (Marán, 2014)

Marcelo Marán ha trabajado en sus piezas varios temas recurrentes como son el uso y abuso del poder, las guerras internas, los deseos, la revisión histórica, lo biográfico, la culpa, la desidia,  la identidad, la individualidad, las guerras internas, las clases sociales y sus desigualdades, la crisis económica, los reclamos y la muerte… “es cierto, la muerte es un tema absolutamente recurrente, con personajes muchos que hablan desde allí, pero quizás también tenga que ver con lo mismo, la muerte como un lugar de nostalgia, aquel lugar desde donde  se regresa transfigurado”  (Marán, 2014).

Como dice Kantor nada expresa mejor la vida que la ausencia de la vida… y junto a ella, el paso del tiempo, la imagen del recuerdo, la vida que ha huido, la muerte y la vida en una extraña compenetración de la que nace la permanente oposición…”[3]

En varias de sus obras la muerte se manifiesta de diversas formas.

  • “Personajes difuntos que ponen de manifiesto su muerte y se comportan como vivos” como en “Los siete pecados que nunca cometió la señora Masmónides o La incurable nostalgia” (1988) en la que la protagonista, la señora Masmónides, muerta, cuenta las razones de su muerte, estimulada al suicidio por su marido que planea y concreta su crimen
  • Muertos que no se reconocen como tales” como en “Trescientas maneras de escalar un Muro” (2010) en la que los dos personajes, delincuentes muertos (Pata y Mosca) no saben que fueron abatidos e intentan infinitas maneras de escalar un muro para ir a robar. Ellos fueron muertos cuando intentaban escapar de la cárcel en un muro similar
  • “Vivos que representan la vida de muertos o historias de muertos por muesrtos” como en “Un tal Pablo” (1990, publicado en 2009), en la que la acción se desarrolla en un hospital psiquiátrico donde los internados representan la vida del legendario fallecido Pablo Podestá, para realizar una película sobre su vida. La realidad supera la fantasía que pretenden representar. o en “Tata Dios” (1992) sobre la muerte del Tata Dios (mitico personaje protagonista de la famosa matanza en las sierras de Tandil) donde Martín habla con los muertos que no pudo salvar de la condena (como abogado), la representación de la escena del crimen y el fusilamiento de éste. Como en “La Faena” (2009) en la que se muestra el encuentro fantástico entre Dorrego fusilado, Arbolito muerto y Rauch decapitado, tres muertos, representados por tres actores que despostan documentos históricos como si despostaran un animal, un país.
  • “Historias de difuntos, suicidios y asesinatos” como en “La Profunda Naturaleza del Animal” (1999, publicada en 2005 en Teatro x 5) en esta obra la historia de dos hombres marginales (Campos y Ugarte) desarrolla en una calesita vieja donde se va destejiendo la trama de un crimen del pasado donde ellos fueron protagonistas, ambos  se disputan el crimen de la hermana de uno de ellos (Campos). Tambien “Línea de Tres” (2003, publicada en 2005 en Teatro x 5) en la que tres empleadas (María, Judith e Inés) que se ocupan de limpiar a diario los baños de una empresa. Todo escoltado por la música que acompaña el trabajo se va convirtiendo en el ruido de una máquina amenazadora a convertirlas en desocupadas (la máquina de la muerte, las desocupadas). El sonido de una manifestación provoca la muerte de una de ellas y las otras dos incendian la empresa y a ellas mismas antes de la llegada de la máquina.
  • “La muerte como objeto de deseo” como en- “Pasado Pisado” (1990) en la que dos mujeres (Mary y Lucy) que han quedado encargadas de una escuela inglesa planean la muerte de la secretaria del director, a quien tienen celos, matarla sería reparar ambiciones de poder y amor a Mr. Gold. Tambien en “De los innumerables desencuentros de dos suicidas en una cornisa” (2005, publicada en 2005 en Teatro x 5) los protagonistas, ella y él son dos suicidas a punto de acabar con sus vidas y que se construyen como personajes (Juana y Rodolfo) a partir del encuentro
  • “La muerte como amenaza” como en “Un tráiler al fin del mundo” (2010) los personajes son tres actores de una vieja compañía de teatro  varados en una ruta, esperando un flete que nunca llegará a recogerlos. A medida que van relatando sus giras y vivencias se van enterando de fatales situaciones que alternadamente produce entre ellos deseo de morirse, ahorcándose (una soga que sería una posibilidad de orca  va siendo La posibilidad de muerte de cada uno). Confunden la realidad con argumentos de ficción (obras de teatro y películas)

 

Recurrencias II: Marán, el absurdo y las listas

 

“La temática recurrente tiene que ver con situaciones o historias que se dan a través de personajes marginales, hombres o  mujeres dejados de lado, excluidos por distintas razones no sólo económicas y que desde allí relatan su dificultad de formar parte de una realidad que le es ajena.  Así aparece la nostalgia de un pasado que verdadero o falso los contuvo y al cuál ya no se puede regresar.” (Marán, 2014)

El teatro de Marcelo Marán responde en gran medida al teatro del absurdo en tanto que contiene diálogos no convencionales, tramas temporales que no responden a la lógica “realista”, espacios, que si bien son “reales”, parecieran no tener pasado, presente o futuro y que se sitúan en una especie de limbo temporal. Si bien muchas de sus obras se inscriben en un tiempo histórico determinado, existen algunas en las que ese tiempo se desvanece y se ponen en relieve las situaciones, los personajes y sus relaciones; enmarcadas muchas en el recuerdo, en la lógica del “no sentido”, en la descripción de las realidades que acontecen a los personajes.” Algunas de sus piezas se caracterizan por tramas que parecen carecer de significado, diálogos repetitivos y falta de secuencia dramática que a menudo crean una atmósfera onírica. De esta manera pareciera que Marán cuestiona a la sociedad y el hombre a través del humor, la no- lógica de los diálogos, la ruptura de la trama aristotélica y  origina el quebrantamiento de la estructura tradicional dramática. Las barreras entre lo cómico y lo trágico se ve desdibujada. No narra hechos, más bien muestra episodios, situaciones aisladas, como imágenes poéticas. En ese sentido, no importa lo que va suceder, no hay suspenso, sino que lo realmente significativo es lo que sucede en el momento. La desconexión también es evidente en el juego mediante la lógica invertida, es decir, lo que aparentemente es ordinario para la gente común, en la obra, es una extravagancia, y viceversa. En ese mismo sentido, se usa también la paradoja como elemento cómico y/o de reflexión.

El lenguaje discursivo es devaluado y el resultado es la incomunicación cuestionando su uso cotidiano en su distorsión y descomposición para poner en evidencia sus carencias, sus límites y su uso trivial por parte del hombre.

Al estudiar la dramaturgia de Marcelo Marán notamos, en buena parte de sus obras, que el autor utiliza un recurso puntual en su teatro “del absurdo” que es la utilización de las “listas”, es decir al uso de cierto inventariado de palabras (ciudades, objetos, nombres propios) que se advierte en algunas de sus obras. Umberto Eco distingue dos tipos de listas: la lista práctica y lista ‘poética’ y señala: “La lista práctica se manifiesta en la lista de la  compra, en la lista de los invitados a una fiesta, en el catálogo de una biblioteca, en el inventario de los bienes de los que dispone un testamento. Ante todo, estas listas se refieren a objetos del mundo exterior y a una finalidad meramente práctica de nombrarlos y enumerarlos; puesto que son inventarios de objetos conocidos y que existen en la realidad, están acabadas, porque pretenden enumerar todos los objetos a los que se refieren y ninguno más, luego no son alterables.

La lista poética, por el contrario nombra no tienen que existir necesariamente, así que el catálogo de Homero seguiría siendo fascinante aunque todos los jefes que nombra sólo fueran criaturas míticas. En segundo lugar ésta nace de la imposibilidad de expresarlo todo y sugiere, pues, el vértigo de un ‘etcétera’.” (Umberto Eco, El Vértigo de las Listas, p 113- 118)

Nos permitiríamos decir que la textualidad de Marcelo Marán reposa en un equilibrio entre ambos tipos de listas, ya que si bien enumera objetos o personajes posibles, reales, del mundo que percibimos como externo, también dichas listas podrían extenderse a etcéteras sucesivos dónde el sentido se halle en la profundidad de las palabras, en la asociación de las mismas y en un sinfín de significados que se le otorgue a la enumeración de elementos.

Tomamos ejemplos en la obra “Un Trailer al Fin del Mundo”, donde los personajes, detenidos en el tiempo, recordando un pasado glorioso (y no tanto), van desfilando sus vivencias por diferentes ciudades de la Provincia de Buenos Aires.
MAYÓLICA: El “triler” del primo quedó en Berazategui, me acuerdo.

PONY: No, fue en Zárate, que se le desinflaron las dos gomas al trailer.

NENÉ: Teniamos que corrernos porque los hombres nos llevaban por delante. Agarraban los trastos y meta tirarlos al carrito del primo.

MAYÓLICA: El “triler” del primo.

NENÉ: Debe haber sido en Rojas, cuando Campodónico se descompuso… ahí fue.

También es posible que nos hayan puesto pepitas.

PONY: ¿Quién es Pepita? Nené.

MAYÓLICA: (intercede molesto)

Pepita, la que hizo de Robusta cuando se enfermó Griselda Pomar, tu madre, en San Clemente del Tuyú, estuvo muy poco en la compañía.

 

NENÉ: Nunca lo conoció.

MAYÓLICA: Pero si él lo contaba, creo que fue en Baradero antes de llegar a Ramallo, que se cruzaron.

PONY: No, me contó que fue en Tapalque que se encontraron, antes de llegar a Azul.

NENÉ: Nunca lo conoció.

MAYÓLICA: Decía el primo que se habían abrazado como San Martín y Bolivar

 

PONY: Yo sabía, la yegua que se encama con el pibe que hace de Batará. Desde el ensayo en Pringles, cuando se comió parte de la letra.

MAYÓLICA: Lo de la letra no fue en Pringles, fue en Venado Tuerto.

 

PONY: Te acordás cuando tuvimos que dejar el frente del Rancho en Saladillo.

NENÉ: Fue en Pigué   no lo podíamos meter en el camión que nos mandó la Comedia.

 

NENÉ: La primer plancha se perdió en Laprida.

MAYÓLICA: La segunda en Lamadrid.

PONY: La tercera la robaron en Las Heras.

NENÉ, MAYÓLICA Y PONY: Y el brasero en…

(Todos al mismo tiempo)

NENÉ: Lomas de Zamora

MAYÓLICA: Lobería.

PONY: Lobos.

 

         Si observamos el texto de “Línea de Tres”, donde tres empleadas que conviven en un espacio que se ven obligadas a limpiar mientras éste se va desmoronando, notamos como la lista comienza a convertirse en una enumeración de síntomas de enfermedades o alimentos para luego trasformarse en un juego de palabras donde el sentido original de la misma se trastoca tornando así el dialogo en un absurdo.

 

CANON DE LAS VECINAS CHUSMAS: La piel cambia de color y de textura. Las defensas del organismo bajan abruptamente. Los deseos de comer desaparecen y, por último, el sueño se adueña del cuerpo para siempre. Desnutrición, malnutrición, subnutrición, hiponutrición. Gran enflaquecimiento, más del 40% del peso del cuerpo, el lactante adquiere cara de viejo, la piel aparece arrugada, de color pálido grisáceo y seca. Delgada y brillante, con ulceraciones que se infectan y son difíciles de mejorar. Marasmo, beriberi, pelagra, raquitismo, escorbuto, kwashiorkor. El niño rara vez está alegre y tranquilo. Por lo general se muestra irritable, o apático y somnoliento, y muestra gran tendencia a succionarse los dedos.

 

JUDITH: Salame Palladini

EDITH: Atún en aceite de oliva La Campagnola, se come sola.

JUDITH: Giacomo Capelletini, cuatro quesos.

EDITH: Pack Pehuamar para copetines: maicitos, manices y papitas fritas

JUDITH: Bizcochitos de grasas Don Satur

 

EDITH: Lava, ¿qué?

JUDITH: ¡Lávaque! ¡Vino fino tinto!

MARIA: Lava. Lava pisos. Tensioactivo. Biodegradable.Contiene… alquil… aril… sulfonato.

JUDITH: (repite)Guayaquil, añil, orfanato.

 

Por último podemos mencionar a las dos maestras de “Pasado Pisado” que en el despacho del director del colegio donde trabajan, y quedando ellas a cargo del funcionamiento de la institución,  se trenzan en una competencia de poder y ambición mientras van dejando al descubierto sus propias bajezas. Las maestras le hablan al busto de un prócer que hay en la oficina y lo “bautizan” con diferentes nombres de acuerdo a su conveniencia.

 

LUCY: DESCUBIERTA     

            Yo?… No, no…  Mirá como estoy. Además, al mediodía, nunca como… Eso de cargarse el estómago con esas mierditas… Porque hay que estar despiertas…  En cualquier lugar puede… Ahí debajo del busto de …   

           AL MISMO TIEMPO QUE MARY

          …Lavalle!

MARY: Rosas!

 

LUCY: Aquí?

         TAPANDO LA CARA DEL BUSTO CON UN PAÑUELO

           Civilización o barbarie! No mirés Domingo Faustino.

MARY: DESTAPA EL BUSTO

            Dejalo que vea…

            AL BUSTO

            No es cierto que vos me entendés, Juan Bautista…

LUCY: AL BUSTO. MIENTRAS LO VUELVE A TAPAR.

            Domingo Faustino… Estos claustros no van a terminar en manos                        de putarracas so pretexto de actividades culturales…

MARY: DESTAPANDOLO

           Juan Bautista, vos sabés, la actividad privada es la gran

           moralizadora, mucho más útil que cualquier escuela…

LUCY: LO TAPAN Y DESTAPAN UNA POR VEZ AL TIEMPO QUE LO     

            NOMBRAN.

           Domingo Faustino…

MARY: Juan Bautista…

LUCY: Domingo Faustino…

MARY: Juan Bautista…

LUCY: Domingo Bautista…

MARY: Juan Faustino…

LUCY: Bautista Faustino…

MARY: PEGA EL GRITO FINAL HACIENDO VOLAR EL PAÑUELO                              Juan Domingo!

 

“La lista está en el origen de la cultura. Es parte de la historia del arte y de la literatura. ¿Para qué queremos la cultura?: Para hacer más comprensible el infinito. También se quiere crear un orden, no siempre, pero a menudo. ¿Y cómo, en tanto seres humanos, nos enfrentamos a lo infinito?, ¿cómo se puede intentar comprender lo incomprensible? A través de las listas, a través de catálogos, a través de colecciones en los museos y a través de enciclopedias y diccionarios. (Umberto Eco, El Vértigo de las Listas)

Marán juega con las palabras, con la enumeración, con el sentido de las mismas, nos lleva en una especie de viaje provincial a través del inventario de ciudades y pueblos, cambia de rostro a un personaje sin rostro (el busto del prócer) de manera que lo convierte en quien sea necesario para responder a la demanda de sus personajes, apela al humor (trágico) en una lista de comidas a la que los personajes no pueden acceder, condenados a la repetición sin sentido de sus faenas; de esta manera se apropia de un recurso que se vuelve particularmente interesante de observar en su obra, un rasgo que lo vuelve particular y original.

 

Conclusión.

Eso que tiene un autor, que lo vuelve diferente a los demás o cuando propone algo característico de el, se denomina estilo. Puede ser su ideología, su forma de pensar, su ironía; se encuentra en los elementos internos de la obra narrativa y aparece como contenido ideológico donde se hallan los conceptos y la postura del autor, así percibe la propia realidad y su entorno que se reflejan en el texto. En este punto es donde, a pesar de sí mismo, el autor postula alguna posición religiosa, política, social, ética, etc.        
Valerse de herramientas para construir un estilo personal no es tarea sencilla. Todo aquello que suponemos original, ya se sabe, ha sido inventado por otros. Sin embargo, en la apropiación de recursos y procedimientos, cuando se invierte en la escritura la propia vivencia, suele suceder que la “originalidad” cobre forma propia. Marcelo Marán es un artista que responde a esta norma; sus temas son “los” temas del teatro, sus recursos tomados de estéticas reconocibles que resultan en una obra destacada por su sello personal.

 

Bibliografía.

 

 

 

[1][1] Además de algunas entrevistas realizadas al autor se tomó como referencia  su propio sitio web para el estudio de su obra y su reciente actividad. http://mmaranweb.wix.com/mmaran#!bio

 

[2] Premio a la actuación a Ema Burgos por Estrella Negra bajo su dirección.

[3] SobreTadeuszHYPERLINK «https://www.google.com.ar/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=7&cad=rja&uact=8&ved=0CE8QFjAG&url=http%3A%2F%2Fwww.nexoteatro.com%2FTadeusz%2520Kantor.htm&ei=d99qU5-DFcjHoATQzYHoBg&usg=AFQjCNGWp1FTCp-iMi5m0crG5pCxUpc5bw&bvm=bv.66330100,d.cGU» HYPERLINK «https://www.google.com.ar/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=7&cad=rja&uact=8&ved=0CE8QFjAG&url=http%3A%2F%2Fwww.nexoteatro.com%2FTadeusz%2520Kantor.htm&ei=d99qU5-DFcjHoATQzYHoBg&usg=AFQjCNGWp1FTCp-iMi5m0crG5pCxUpc5bw&bvm=bv.66330100,d.cGU»KantorHYPERLINK «https://www.google.com.ar/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=7&cad=rja&uact=8&ved=0CE8QFjAG&url=http%3A%2F%2Fwww.nexoteatro.com%2FTadeusz%2520Kantor.htm&ei=d99qU5-DFcjHoATQzYHoBg&usg=AFQjCNGWp1FTCp-iMi5m0crG5pCxUpc5bw&bvm=bv.66330100,d.cGU» – HYPERLINK «https://www.google.com.ar/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=7&cad=rja&uact=8&ved=0CE8QFjAG&url=http%3A%2F%2Fwww.nexoteatro.com%2FTadeusz%2520Kantor.htm&ei=d99qU5-DFcjHoATQzYHoBg&usg=AFQjCNGWp1FTCp-iMi5m0crG5pCxUpc5bw&bvm=bv.66330100,d.cGU»Nexoteatro. Extracto del artículo publicado en Cuadernos El Público n° 11, 1986

Deja tu mensaje