LINEA DE 3

(…) Pan de los pobres. Harinita oscura de los que mueren de hambre. Vengo cagadita de miedo a proclamar una vuelta de tuerca. Estoy jugadita. No te pido la gran revoluta del tipo aquel de los ojos que miran el futuro debajo de la estrella. Pero, no puede ser que se nos mueran de hambre los pibes en los brazos ¿Quién es el turro que les cierra los ojitos? ¿Con sangre se garpa la sangre derramada? Alguien tiene que decir, !che, viejo, paren¡. Dejen joder, hermano. El culo se lo dimos, qué más quieren. (…)

Marcelo Marán

[optinlocker]

En un rectángulo de no más de dos metros por uno y medio tres mujeres, uniformadas con guardapolvos grises de confección antigua y pañuelos de la misma tela cubriendo su cabeza, esperan la orden para iniciar la limpieza del lugar. Estan paradas allí esperando el aviso, apoyadas en sus lampazos, que les llega a través de una música que les indica que deben iniciar la labor diaria de limpiar los pisos. Han entrado allí para cubrir cargos de mayor responsabilidad, pero las distintas situaciones del paìs las ha llevado a terminar limpiando los baños de la gran empresa. Estan en la pobreza y ven que cada día sus posibilidades de supervivencia se alejan. Tienen hambre. Ese día llega una máquina que hará que dos de ellas deban dejar el trabajo. Todo se irá destruyendo lentamentemente.

ESCENA DE LA RUTINA DE LOS LAMPAZOS Al sonar una música, comienzan en silencio con la metódica rutina de limpiar los pisos. Realizan este trabajo en absoluto silencio y sumamente concentradas. La rutina es bastante disparatada, en tanto que no es una forma convencional de limpiar el piso. En este tránsito sorpresivamente la música se detiene. Ellas no entienden què es lo que ha ocurrido. JUDITH:  Y la música? Qué carajo pasó con la música?  A pesar de la preocupación, porque por primera vez en años ocurre algo así, siguen con la rutina, hasta terminar. Cuando se detienen, ven que en el piso, ha quedado una mancha. Miran a un lado y a otro, como quien no quiere ser encontrado en falta, y se lanzan a limpiar desenfrenadamente el piso. TRANSICIÒN

ESCENA DEL CORO DE LAS MADRES

CORO: Dejame algo de pan. La mesa y los manteles no importan. Los tenedores, los vasos, esas cosas con liquidos y  las velas, todo te lo podes meter en el ojete. Dejame un pedazo de pan y la madera y las manos. ¿Qué manos? Estas. Sin ellas no puedo levantarle la cabeza, él solo ya no puede, esta muerto. Murió ayer de hambre, de sed, no se qué cosas tienen hoy las criaturas. No lo maté y sim embargo toda la sangre de él me pesa. ¿Cuánto pesa la sangre de un niño que apenas pesa?. Toneladas de sangre, señor, en las conciencias. Lo traje aquí creyendo que sobraba pan, no mucho más comi yo cuando era como él. Pero el murió, lo han visto. Salió en todos los televisores del mundo, mi niño famoso, faquito, ojeroso. Mi niñito muerto.

 

ESCENA DE LOS MONOLOGOS

CADA UNA CUENTA COMO LLEGÒ ALLI.

MARÍA:

Yo entré acá como repositora. Lo mio es la acción. Ir góndola por góndola reponiendo y reponiendo. A mi no me cabe la mariconada, yo pumba pumba repongo repongo. Falta repongo, falta repongo. Y no me dieron la máquina nueva esa que dispara setecientos ocho etiquetas por minuto porqeu… Porque… Dejalo ahí. Que si no… El laburo me lo consiguió Anselmo. El negro es un roña que la pelea todo el día. Es puntero de un cabezón. No sé, de un cabezón, el dice yo punteo para los cabezones. A veces vamos a los piquetes… Pero a pispear dice él… Porque el cabezón lo manda… Y los piquetes tienen una cosa… No sé… Una cosa… Debe ser el olor a goma quemada, deben ser los gritos, deben ser esa brillantina que te corre por dentro del cuerpo galopando por la sangre. Anselmo no sabe, pero a veces voy sola, me lleno de olor a goma quemada y vuelvo. Anselmo no se da cuenta, también… Todo el día dale que dale de acá para allá con los cabezones. El negro me gusta porque me coje… Me coje… Me coje, cómo se dice cuando alguien te coje, pero bien cojida… Así me coje bien cojida… Sin vueltas… Es tierno a pesar de tener una facha que te dan ganas de salir corriendo a llamar un cana para que le pida los documentos… Y no para eh? No para… Las minas me envidian, y eso me gusta. Les cuento las cosas que hace el negro y todas se quedan como asombradas… Porque al negro no se le cae una idea ni que lo sacudas, es bruto como un arado pobrecito de chiquito aspiraba ahhh, aspiraba poxiran,  es feo como un pie… Pero te coje, te coje y te convence… Si, yo no soy miss universo tampoco… Claro que  Ahora estoy a dieta, si, no porque la plata no me alcance sino por la… Por la …. Por la silueta…No como, no como, no como.

 

JUDITH:

Yo entré acá como secretaria administartiva dos. Tengo título de mecanógrafa. Recibí esa educación especializada en Institutos Pitman. Te leo una carta, te la corrijo, te la escribo al revés, al derecho, pa qui pa alla paqui palla. En Academias Lester aprendí taquigrafia, en Universitas estenografía y Peinado en Academias Alex. Nada del mundo de la ciencia me fue negado. No voy a decir que soy una intlectual, pero en el terciario me manejo como pez en el agua. Y no fui univeristaria… Y no fui universitaria… Dejalo ahí.  En mi época no había esto del secundario  con polimodal como ahora. Eras bachiller o perito y basta. Tampoco, internet, intranet, email, correo electrónico, qué espanto. Nada, tenías que llevar algo y lo llevabas de aquí palla de aqui palla, oficina  abajo, oficina arriba… Eramos secretarias.., secretarias… Secretarias… Con lo que ello implica, derechos y obligaciones, derechos y obligaciones, derechos y obligaciones… Te tocaban el culo, mal mal, te tocaba el culo mal… Y vos? Qué ibas a hacer… No había coso… coso… Coso..acoso… No había  internet, intranet, coso… Te tocaban el culo de aquipalla, de aquipalla. Pero a mi nadie me toca el culo… Tocame el culo… Tocame el culo… Tocamelo… Nadie me toca el culo. Me tocas el culo y mal, te pongo, te acuesto… Tocame el culo y te acomodé… Con una vara de dos metros, tocame el culo con una vara de dos metros… Ay si! Con una vara de dos metros si. Ahora si, te hago juicio, sabés lo que es juicio de acoso? Abogados, jueces, cárcel, pena de muerte… te hago juicio de acoso. Mal, me tocás el culo y mal, tocamelo por favor… Yo quiero que me lo toques… Que alguien se anime por amor de cristo a tocarme el culo… Por piedad, que alguien me toque el culo… Si ya se… Estoy medio chupadita de traste, no… Es que ahora estoy a dieta, si, no porque la plata no me alcance nonono sino por la… Por la …. Por la silueta… No como, no como, no como.

 

EDITH:

Yo entré acá como promotora de infinidad de productos tanto de rubros de almacén como vitivinícolas bazar y lácteos. La última promo que hice fue de ceras para zapatos Washintong.  Washintong cera, tu zapato no espera. Y bueno, soy la promotora, no la inventora del gingle. Soy una diosa. La número 10. Y no fui la top ten, y no fui la top ten… Dejalo ahí. Sino, gol de media cancha, cabezazo al arco. Se qué todos ustedes me quieren ver en bolas. Darían un ojo de la cara por verme en bolas, un dedo de la mano por verme en bolas, un pelo del culo por verme en bolas, pero no jodanse. Se van a quedar con las ganas. Calentitos al vestuario. Se creen que no me doy cuenta, cuando los veo venir gambeteando góndolas, viejas, torres de latas de tomate perita, ofertas de pollo dos con cincuenta, berenjenas, brotes de soja, para buscar la galletita embadurnada de manteca Pirulo que se les derrite en la mano antes de llevarla a la boca mientras las yeguas de sus mujeres los tironean como policias de la bonaerense a perros también policias abotonados. Me gusta entrar en la cancha y hacer chanchadas… Me gustan las chanchadas… Cuando fui de Fernet Branca, viste que tiene mucha espumita, servís el vasito de mierda con dos hielos y no entra un gol más, solamente espumita y un culito de Fernet.. bueno cuando venía alguna mina ojetuda, que te vienen a joder porque vos sos una guacha divina y sos capaz de comerle el macho de un tarascón, le echaba un gargajito… Al fernet, le hecho un pollito y… Si, sacame la tarjeta roja, cobrame orsai… Total la tribuna me perdona, también con este envase… Ahora estoy a dieta, si, no porque la plata no me alcance sino por la… Por la …. Por la silueta…No como, no como, no como.

 

ESCENA DE LAS VECINAS

CORO DE VECINAS:

La piel cambia de color y de textura. Las defensas del organismo bajan abruptamente. Los deseos de comer desaparecen y, por último, el sueño se adueña del cuerpo para siempre. Desnutrición, malnutrición, subnutrición,hiponutrición. Gran enflaquecimiento, más del 40% del peso del cuerpo, el lactante adquiere cara de viejo, la piel aparece arrugada, de color pálido grisaceo y seca. Delgada y brillante,con ulceraciones que se infectan y son difíciles de mejorar. Marasmo, beriberi,pelagra,raquitismo,escorbuto,kwashiorkor. El niño rara vez está alegre y tranquilo. Por lo general se muestra irritable, o apático y somnoliento, y muestra gran tendencia a succionarse los dedos. El llanto débil es habitual y monótono. El pulso es muchas veces difícil de apreciar y puede hacerse facilmente irregular. Llama la atención la gran indiferencia a los estímulos del mundo externo y, es una actitud general, permanecen postrados sobre la cama. Las infecciones son muy comunes y contribuyen a agravar la desnutrición, siendo casi siempre la causa de muerte.

 

ESCENA LLEGADA DE LA MAQUINA

SUENA NUEVAMENTE LA MUSICA. SE PREPARAN PARA LA RUTINA DE LOS LAMPAZOS. LAS ASUSTA EL RUIDO ENSORDESEDOR DE UNA MAQUINA. INTENTABN EN PRINCIPIO NO PRESTARLE IMPORTANCIA PERO EL RUIDO CADA VEZ ES MAYOR.

EDITH:   ¿Y eso? MARIA: Parece de una máquina.

JUDITH: ¿Máquina de qué? MARIA: No sé… SILENCIO. GIRAN Y VEN LAS GONDOLAS REPLETAS DE PRODUCTOS EDITH: Ahora se escucha más fuerte. Cómo una licuadora que estuviera haciendo un licuado de banana ecuador con leche mineralizada parmalat.

JUDITH: Salame Palladini

EDITH: Atun en aceite de oliva La Campagnola, se come sola. JUDITH: Giacomo Capelletini, cuatro quesos.

EDITH: Pack Pehuamar para copetines:maicitos,manices y papitas fritas JUDITH:  Bizcochitos de grasas Don Satur

MARIA: Y galletitas de agua.

JUDITH: Zas! Nos cagaste de nuevo.

EDITH: Achica el area, boluda. Nos recagaste.

JUDITH: Será posible que nunca podamos terminar de soñar algo como la gente.

MARIA: Las vi en las góndolas y me entusiasme. Son dietéticas.

LAS TRES: Detéticas!!!! Por la silueta…No como, no como, no como….

SUENA NUEVAMENTE EL RUIDO

MARIA: No es una licuadora!

JUDITH: Será para hacer panchos?

MARIA: No.

EDITH: Para sobar pastas.

MARIA: No.

EDITH: Para freir milanesas.

MARIA: No.

JUDITH: No,m si va a ser para inflar morcillas.

MARIA: No. No es para comer.

JUDITH: Cómo que no es para comer?

EDITH: Quién mierda dijo que no es para comer.

JUDITH: Donde está el hijo de puta que dijo que no era para comer.

EDITH: Qué lo echen de la cancha, que lo echen por hijo de puta.

MARIA: (olfateando) Lava…

EDITH: Lava qué?

JUDITH: Lávaque! Uvas varietales.

MARIA: Lava… Lava pisos… Tensioactivo… Biodegradable…Contiene: alquil aril sulfonato.

JUDITH (repite) Guayaquil, añil, horfanato.

EDITH: (Reprimiendo a Judith) Y eso con qué se come.

MARIA: No es para comer!

JUDITH: Cómo que no es para comer! Que carajo es el quiriquiquí si no es para comer?

MARIA: La máquina! La máquina usa conservantes, coadyuvantes, viscosantes. Todos de baja espuma. (olafatea) Si habré repuesto esos detergentes de baja espuma…

JUDITH: Yo hice la promoción de una máquina… De una máquina… De una máquina…

MARIA: Anselmo me lo había chamuyado… Una máquina…

JUDITH Y EDITH:  (cada una para si) Anselmo! Una máquina…

LAS TRES; Una máquina limpiadora! zas! Llegó!

 

ESCENA DE LA MAQUINA EN EL PISO DE ABAJO

Cada una en su lugar, para si.

MARIA: Es una máquina nueva.

EDITH: Recién salida de la fábrica.

JUDITH: Una máquina que te limpia los pisos en menos de lo que canta un gallo.

EDITH: Se tira contra la raya y viene barriendo toda la cancha, otra que un wing ventilador.

MARIA: Tiene como veintemil botones. Es rápida como la etiquetadora esa que nunca…

JUDITH: No es para cualquiera.

EDITH: Compran una por piso.  Cada máquina que entra escupe dos operarios a la calle.

MARIA: Hace el trabajo de tres empleados con uno.

EDITH: Hace el trabajo de tres empleados con uno.

JUDITH: Hace el trabajo de tres empleados con uno.

TODAS JUNTAS:  ¿Y ahora qué vas a hacer sin trabajo? (PARA SI) No como, no como, no como.

MARIA: Hay qué hacer algo.

JUDITH: Voy a armar mi carpeta de antecedentes. Mi curriculum, dónde puse mi curriculum.

MARIA: El currículum te lo van a romper si no hacemos algo rápido.

EDITH: Yo me acuerdo cuando hice la promo de una ART, que el tipo del gingle se quedaba en la calle…

MARIA: Dejate de joder con las promo, los gingles y toda esa huevada. Tenemos que organizarnos porque si no estos hijos de puta, nos van a poner de patitas en la calle.

EDITH: (DISTANCIANDOSE) Yo juego de líbero. Prefiero la individual.  JUDITH: (DISTANCIANDOSE) El título de analista de sistemas de Academias Belgrano creo que me habilita a manejar máquinas de tenología de punta. EDITH: Y bueno, fue lindo mientras duró.

JUDITH: Siempre me voy a a acordar de ustedes. Y si jugamos a la amiga invisible antes de que las echen?

LAS TRES: En la calle! Yo no puedo quedar en la calle.

MARIA: Tengo un niñito…

JUDITH: Un niñito chiquito…

EDITH: Un niñito flaquito…

MARIA: Ojeroso…

LAS TRES: Un niñito…

SUENA LA MUSICA DESACOMPASADA

MIENTRAS LAS OTRAS INICIAN DESESPERADAS LA LIMPIEZA, MARIA VUELVE A RECITAR

 

ESCENA DEL AZAR

TRANSICION

MARIA: Y cómo es eso, Edith?

JUDITH:  Eso, despachate.

EDITH: El ázar, María.La suerte, Edith. Al fin y al cabo el mundo es un prode, una tómbola, una lotería.

MARÍA: Así que tengo que rifar mi vida porque esos cabrones meten un bicho que corre barre limpia como un colimba en pedo. Es una injusticia.

EDITH: Nada hay más justo que el azar.

JUDITH: Y mi preparación? Acaso mis estudios no pesan? Pensá Edith, que yo era secretaría, secretaria, con todo lo que ello implica… y terminé limpiando inodoros.

MARIA: Y yo ripositora y estoy pumba pumba pumba…

JUDITH: Riponiendo.

MARIA: No! Distapando soretes.

JUDITH: Cagada de hambre.

MARIA: Cobrando cada vez menos.

JUDITH: Y a vos no te fue mejor, de promotora a especialista en mingitorios. EDITH:  Chicas, chicas, no vieron la promo esa del tipo que llega a la casa, siente un olor extraño, va de aquí para allá, y de pronto se acerca al inodoro, levanta la tapa y zas! Vuelan mariposas, florcitas, colores…

MARIA: Y eso qué mierda tiene que ver!

EDITH: Eso mismo, María, de la mierda puede nacer una flor. Debemos mirar con buenos ojos estos cambios.

MARIA: Buenos ojos! A nosotras nos van a tirar por el inodoro. Tenemos que hacer algo. Arrancar las canillas, tapar las cañerias, meterle fuego a los lampazos.

JUDITH: No estoy de acuerdo con las prácticas violentas. Tenés razón Edith, que la suerte lo decida.

EDITH: Asamblea! Orden del día! Decidir quién se queda y quien se va a la suerte. Votación: Los que votan por sí, levanten la mano… 1,2, votos… Los que votan por no: levanten la mano: 1… Cerrada la votación. Democraticamente se aprobó la moción presentada por la compañera Edith.

JUDITH: Lo hago constar en actas?

MARIA: Con estas asambleas a la final siempre me cagan. Pero basta de mariconeadas. Que venga la suerte que la pileo.

EDITH: Bueno podemos elegir con el juego del número.

MARIA: Cómo es eso? EDITH: Es un sistema casi de resolución divina. JUDITH: Qué divino!

EDITH: Yo pienso un número del uno al diez y ustedes adivinan.

JUDITH:  Me encanta adivinar. Una vez en Universidades a Distancia “Capacitate Ya” el profesor preguntó cuál era composición química del agua, y yo acerté. Hache… Dos…

EDITH: Dos no es, perdiste. María?

MARÍA: Y a di ser, a di ser, el siete!

JUDITH: No! Seguí participando! Bueno ahora me toca a mi. Dejenme concentrarme…

EDITH: En la Escuela Argentina de Yoga me enseñaron…

JUDITH: El nueve! El nueve! Si, el nueve! Gané! Gané! Gané!

EDITH: Qué culo! Nos ganó!

MARIA: Qué va a ganar, ni tres mierdas. Tramposa! Hizo trampa!

EDITH: Cómo hizo? Yo no vi nada!

MARIA: Tenía ella misma los dos números en la cabeza.

JUDITH: Negra resentida. Estás caliente porque entré al area con pelota dominada.

EDITH:  Tiremos la monedita.

JUDITH: Boluda! Qué monedita? No hay un mango.

MARIA: Tirá una moneda al aire, los monos te la manotean antes de que toque el piso.

EDITH:  Juguemos al monte

JUDITH: Al que saque el palo más largo.

MARIA: Al teto lo vamos a jugar!

 

ESCENA DE LA COMPETENCIA

SE TRENZAN EN UNA PELEA CHAPLINESCA ESCENA DEL FUEGO

MARIA: Basta de juegos! Se terminó. La máquina no va a echar a nadie más. EDITH: Y eso quién lo dice?

MARIA: Nosotras! Vamos a exigirles que no pueden…

JUDITH: Mirá vos, las exigencias de la morochita.

EDITH:  Si! Parece que el humo del piquete le intoxico el mate.

MARIA: El humo, eso es, el humo… Prendámosle fuego de puntita a puntita el edificio… Que se queme todo… Que el fuego se los lleve a todos…

ENCIENDE FOSFOROS Y LOS TIRA

EDITH: Yo creo que tendríamos que llevarles nuestros antecedentes…

MARIA: Nos estan cagando de hambre y ahora nos quieren tirar a la calle. JUDITH: Pobres siempre va a haber.

MARIA: Yo no quiero ser pobre. No quiero que mi niñito, chiquito, flaquito, ojeroso, que mi niñito…

JUDITH: Se muera! Desagradecida, así pagas lo que te dió la empresa… MARIA: Qué me dió la empresa, la ropa… Esta mierda de ropa… Mirá lo que hago con la ropa… La tira a la mierda a la ropa…

EDITH:  Zas! Se quedó en bolas… La negra se quedó en bolas… Si viene el supervisor…

MARIA: Me cago en el supervisor. Y voy a hablar con la gente…

EDITH: Qué gente? Esos que se juntan a cortar rutas y a quemar gomas? Esa gente?

JUDITH: No! Seguramente que va a hablar con el Anselmo!…

MARIA: El Anselmo! El me va ayudar…

EDITH:  Va a venir con los cabezones?

MARIA: No! Los cabezones, no! Pero el Anselmo si… El no puede fallarme… JUDITH: Noooo! El negro nunca falla!…

MARIA: Qué querés decir?

JUDITH: Que ese Anselmo es un vendido… Un fayuto… Un atorrante…

MARIA: Anselmo… Anselmo me coge, me coge, me coge… Cómo se dice cuando alguien esta bien cogida…

JUDITH Y EDITH:  Nos coge bien cogidas…

MARIA: No… No puede ser…

JUDITH: Cuando te vas para el piquete…

EDITH:  Cuando te sentás a oler la goma quemada…

JUDITH: El nos viene a ver, con los cabezones.

EDITH: Y nos reímos de vos y de todos esos desarropados.

MARIA: Voy a prender fuego todo… voy a meterle fuego a todo…

EDITH: No te vamos a dejar… De esto vivimos…

MARIA: Como ratas…

MARIA SACA SUS FOSOFOROS Y ENCINDE UNA PEQUEÑA LLAMA SUENA LA MUSICA DE LA EMPRESA EN FORMA DESACOMPASADA EDITH Y JUDITH NO SABEN QUE LIMPIAR. SE QUEDAN SOLAS MIRANDO LA DESTRUCCION

 

ESCENA DE LA POLENTA

CORO DE MUJERES:

Pan de los pobres. Harinita oscura de los que mueren de hambre. Vengo cagadita de miedo a proclamar una vuelta de tuerca. Estoy jugadita. No te pido la gran revoluta del tipo aquel de los ojos que miran el futuro debajo de la estrella. Pero, no puede ser que se nos mueran de hambre los pibes en los brazos ¿Quién es el turro que les cierra los ojitos? ¿Con sangre se garpa la sangre derramada? Alguien tiene que decir, !che, viejo, paren¡. Dejen joder, hermano. El culo se lo dimos, qué más quieren. Nadita de favor le hacen a los cielos los patrones de las sacristías. Los vendedores de almas. Nadita de favor le hacen a los cielos los mercachifles de balas y uniformes. Los gestores del odio de cuarteles. Los inmundos señores de los sables. Ladrones de niños y asesinos de mujeres. Nadita de favor le hacen a los cielos los pijas de la democracia. Funcionarios de la mierda. Carne podrida de los albañales. Ni un pelito se levantan del barro los pies de los que venden por monedas a sus hermanos. Y si nadita de favor le hacen a los cielos, si ni miedo le tienen a estampita de San Jorge esos diablos, te imaginás con nosotros, que estamos con las patitas en el charco. Che gordo! Vos que sos cana, vos que tenés amasado el corazón a pizza pechada. ¡Ja´jode gordo! Sumate a la muerte, prendete al tiroteo, si querés,  pero dale para allá, gordo, dale para allá, gordo la puta que  te parió. Dispará para el otro el lado, la concha de tu madre. Que nos van ganando tres a cero. Y nos van a romper el culo. Nos garcan, gordo. Te garcan. A vos, a tu hijo, al hijo de tu hijo. No comás más mierda, gordo largá el faina que está engualichado. Vení a pasar hambre con nostros. Es un escándolo vender el orto por una porción de muzzarella. Vení con nosotros a comer la polenta de los que nada tienen. Se van a garcar de miedo cuando nos vean venir los pajaritos con la harina de maiz, y vos gordo, qué vas a hacer. Porque también van a querer cagarnos la pronto lista, y no vas a poder reaccionar, gordo bachicha. vigilante barriga picante, porque todo va a ser muy rápido,  mirá gordo que un minuto tarda la vida en quedar espesa, caliente y llena de grumos.

 

ESCENA DE LA REPRESION

SE OYE LA MANIFESTACIÒN, EL TIROTEO Y SE LA VE A MARIA FINALMENTE ASESINADA EN BRAZOS DE JUDITH

 

ESCENA FINAL

JUDITH: Está muerta?

EDITH: Ya no respira.

JUDITH: Parece una santa dormida.

EDITH: Quizás lo era.

JUDITH: Yo fui secretaria, secretaria y vos promotora, con lo que ello implica… en qué nos equivocamos.

EDITH: No se. Creo que nos paramos mal en la cancha.

JUDITH: Ella quería prender fuego todo. El curriculum, me parece que no tenía curriculum.

ENCUENTRA LOS FOSFOROS

EDITH: Tendríamos que haber abierto la cancha para que no se amontonen los fowards en el medio.

JUDITH: Me daban miedo las cosas que ella decía… y también me hacían… EDITH: No bajamos a ayudar al marcador de punta. Pensábamos que si el marcador de punta no puede con el wing de él, para que mierda juega de marcador de punta.

JUDITH: Todo está hecho pelota. Y si le hiciéramos un altar… con velas…. EDITH: Tan simple como una línea…

JUDITH Y si prendieramos fuego todo…

EDITH: Unidas, juntas, firmes… Jugar por una vez en equipo, por una vez… Tan simple como una línea…

JUDITH: Zas! La máquina, llegó la máquina…

PRENDE FUEGO EL ESPACIO DONDE ESTAN

EDITH: Còmo una lìnea… Còmo una lìnea…

JUDITH: Como una línea… Lìnea de tres.

SE ABRAZAN.

TELON.

 

Deja tu mensaje